apostolado

El APOR es una asociación de fieles que tiene su origen en 1844.

  Nace del convencimiento de que la vida del cristiano, su trabajo y su descanso, con sus alegrías y sufrimientos, es un caudal extraordinario que puede y debe ofrecer a Dios por la salvación del mundo.

  Su característica más visible es el ofrecimiento diario.

  Sus aspectos básicos son los siguientes:

   – Espiritualidad Bautismal:

                          Por el Bautismo el cristiano se incorpora a la Iglesia, Pueblo de Dios, convirtiéndose en miembro del cuerpo de Cristo. Por la recepción del Espíritu Santo se compromete a hacer de su vida una entrega constante a Cristo. Esta entrega la vive en la Iglesia. Por ello el APOR es una obra eclesial, siendo obispos y párrocos sus directores natos.

   – Espiritualidad Eucarística:

                          El ofrecimiento adquiere su dimensión más plena en la celebración de la Eucaristía. En ella, junto con el pan y el vino, “fruto del trabajo del hombre”, el cristiano ofrece su actividad diaria para que, por la efusión del Espíritu, se conviertan en “pan de vida y bebida de salvación”, y en trabajo redentor para el mundo.

   –  Amor al Corazón de Jésus:

                           El APOR contempla en el Corazón de Cristo el centro de su persona y de su entrega amorosa al Padre por la humanidad. Al morir nos entrega el Espíritu, y de su Corazón traspasado manan el Bautismo, la Eucaristía y la vida sacramental de la Iglesia.

  – Oración y Servicio:

                           El bautizado responde afirmativamente a la invitación de Cristo: “Ven y sígueme”, y desde ese momento busca unirse más estrechamente a Él. Fruto de esta llamada es el cultivo de la ORACIÓN, mediante la cual estrecha los lazos de amistad con el Señor, adquiere los mismos sentimientos de Cristo y se sabe enviado por Él en la tarea de evangelizar al mundo mediante el humilde servicio a sus hermanos.

    – En unión con María:

                           María, Madre de la Iglesia, íntimamente asociada a la obra redentora de su Hijo, es modelo de entrega y santidad para todos los miembros del APOR.

    –  Patronos y pertenencia:

                            El Apostolado de la Oración, para su animación y promoción, está confiado por el Papa a la Compañía de Jesús, el cual nombra Director General del mismo al Superior General de los jesuitas. Este es ayudado por un Delegado suyo y por los Secretarios Nacionales, a los cuales él mismo nombra. Ellos son quienes se encargan de distribuir las intenciones propuestas por el Papa; en España también se incluyen las que propone la Conferencia Episcopal. Sin embargo, el nombramiento de un Director Diocesano del APOR es incumbencia del obispo de la diócesis correspondiente.

logo original recortado completo