IMG_0941

 

La Iniciación Cristiana es la inserción de un candidato en el misterio de Cristo, muerto y resucitado, y en la Iglesia, por medio de la fe y de los sacramentos. Por ello, la pastoral de la Iniciación Cristiana ha de ser asumida como uno de los lugares prioritarios de la Nueva Evangelización. Una catequesis adecuada, progresiva, orgánica, completa y sistemática durante la Iniciación Cristiana es de una importancia primordial.

Para ello se requiere también que los catequistas, que son al mismo tiempo evangelizadores, tengan una sólida formación eclesial, con la conciencia que el testimonio personal de fe es una poderosa forma de catequesis. Ponemos el acento en la Eucaristía que es la fuente y la cumbre de la Nueva Evangelización, particularmente la Eucaristía dominical. Un objetivo esencial, para que la Eucaristía sea el centro de la vida cristiana, es la recuperación del Domingo para la Nueva Evangelización.

Los niños entre los 7 y los 14 años que soliciten el Bautismo se incorporarán al itinerario que van siguiendo los demás niños bautizados de su edad. En su momento se señalarán las peculiaridades propias, ya que los niños mayores de 7 años son equiparados por el Código de Derecho Canónico a los adultos a efectos de la pastoral de la Iniciación Cristiana.

La Parroquia, constituida de modo estable en la Iglesia particular, es el lugar privilegiado donde se realiza la comunidad cristiana.

  • El Despertar religioso. A los 7 años, o segundo curso de Enseñanza Primaria, y para garantizar este primer anuncio del Evangelio, se tendrá el despertar religioso en la Parroquia que tendrá una duración de un ciclo litúrgico. La finalidad de esta etapa es realizar un primer anuncio de Dios en la vida del niño, despertando su capacidad trascendente y dándole a conocer el amor de Dios entregado en su Hijo Jesús.
  • Primera síntesis de fe. En el comienzo de la primera etapa de la infancia adulta, en torno a los 8 años, y una vez concluido el despertar religioso, se inicia también el proceso catequético propiamente hablando con la primera síntesis de fe que dura desde los 8 a los 10 años. Comprende dos años.

La finalidad de la catequesis es triple: en primer lugar,  el encuentro personal con el Señor: esto es, propiciar el encuentro personal con Jesucristo e introducir al niño en las cuatro dimensiones de la fe. En segundo lugar, un descubrimiento de Jesús en la Iglesia: es decir, ayudar al niño a profundizar en el conocimiento de Jesucristo y a reconocer su presencia en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía. En tercer lugar, una vida moral: se le alentará a llevar una vida según los mandamientos.

En este grado se hace la selección y admisión de los catequizandos que por su disposición personal sean idóneos para acercarse al Sacramento de la Penitencia y al Sacramento de la Iniciación Cristiana: la Primera Comunión.

  • Segunda síntesis de fe. La segunda etapa o Iniciación cristiana de preadolescentes va desde el tiempo de la primera participación sacramental en la Eucaristía hasta los 14 años. En esta etapa se recibe el último sacramento de la Iniciación: la Confirmación. Es el periodo de la segunda síntesis de fe. La duración del periodo es de cuatro ciclos litúrgicos. La finalidad de este periodo es hacer gustar al niño de la gracia recibida en los sacramentos y ayudarle a vivir como cristiano. Ayudarle a acoger la plenitud del don del Espíritu Santo en el sacramento de la Confirmación .

Catequesis de despertar religioso.

Martes, de 17.00 a 18.00

Catequesis de primera síntesis de fe. Jesús es el Señor

 Lunes, de 17.00 a 18.00

 

Catequesis de segunda síntesis de fe. Testigos del Señor

Viernes, de 17.00 a 18.00 y

Sábados, de 18.00 a 19.00

 

logo original recortado completo