Ya tenemos disponible en la sección de homilías de nuestra web la homolía de día de hoy. En ella, D. José Luis nos ha explicado el significado del tiempo litúrgico en el que entramos: el tiempo ordinario. Este tiempo, no debe ser considerado como menos importante para los cristianos. Después de haber vivido el tiempo de Adviento y Navidad, en esta etapa del tiempo ordinario el cristiano tiene que mantenerse reflejar en su vida esta fé.

D. Jose Luis nos recuerda cómo en la primera lectura de hoy, Samuel acaba reconociendo al Dios, que es lo que hemos de hacer nosotros. En la segunda lectura, el apóstol san Pablo nos explica por qué nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo. Y en el Evangelio, vemos cómo Jesús les dice a los apóstoles que si realmente le quieren conocer, que le sigan. Sigamos ese ejemplo.