Ya tenemos disponible en la sección de homilías la correspondiente al día de hoy. En ella, D. Manuel Palma nos explica como hoy hemos escuchado un evangelio especialmente duro, dónde el Señor usa expresiones realmente fuertes. Hoy el Señor nos llama a la conversión y a no juzgar a los demás. A no entrar en el campo de acción de Dios. Frente a esto, el papa Francisco nos llama a vivir a una iglesia de puertas abiertas.

Santa Teresa hablaba de un castillo interior que teníamos que recorrer hasta enconrarnos con el Señor. Pues un castillo exterior hemos de recorrer para encontrarnos con nuestro hermano. El Señor nos llama hoy a que seamos capaces de reconocer en el otro, al rostro de Cristo. A no tener celos de Cristo. A que todos puedan encontrar en la iglesia su comunidad de fé.

El evangelio nos llama, además, a vivir una conversión del corazón. A no caer en una vida de escándalo para los pequeños. Deberíamos tomar conciencia de convertirnos interiormente para no provocar escándalo en los demás. Nuestra vida debe ser testimonio del mismo Cristo. las lecturas de hoy nos advierten de centrarnos en lo superficial.