Este pasado viernes 6 de octubre tuvo lugar un encuentro con el Vicario General de la zona Sur de representantes de todas las parroquias. Allí, el Sr. Vicario nos recordó que vivimos unos tiempos difíciles para la evangelización. Para ello, uno de los objetivos propuestos este año es fortalecer el tejido comunitario de la Iglesia.

Entre los puntos que se trataron, podemos destacar los siguientes:

  • Nuestras parroquias deben ser realidades pastorales donde se debe vivir esta presencia de Dios.
  • En ellas, debemos crear un microclima donde cultivar un ambiente cristiano.
  • Deben ser comunidades fraternas donde se pueda vivir la comunión.
  • Los grupos de las parroquias no pueden ser grupos de trabajo independientes, sino que deben ser pequeñas comunidades cristianas.
  • Las parroquias no pueden ser meros centros administrativos, sino centros donde se de a conocer el Evangelio.
  • La vida consagrada se tiene que integrar en la vida diocesana.
  • Se hizo mención a un órgano nuevo: el Consejo Pastoral Diocesano:
    • Hay participación de los seglares.
    • No es un órgano de gobierno.
    • Estudia actividades pastorales.
    • Trabaja para ejecutar el Plan Pastoral.
  • Se recordaron las funciones del Consejo Pastoral:
    • Lo preside el párroco.
    • Es de carácter consultivo.
    • Elabora planes pastorales.
    • Ayuda a impulsar la creatividad.
    • En él está representada toda la comunidad.
    • Es premanente
    • Es servidor de la comunidad
    • Colabora en la acción pastoral y evangelizadora de la parroquia.
    • La composición del mismo es:
      • el párroco.
      • al menos un representante de la vida consagrada.
      • representantes de cada grupo de la parroquia.
      • representantes de los grupos apostólicos.
      • algún representante del consejo económico parroquial.
  • Respecto a los catequistas, se les recordó que dentro de su tarea, deben dar ejemplo de vida con su propio testimonio. No se empieza a ser cristiano por una idea, sino por un encuentro.
  • Finalmente, se presentó una Vicaría nueva, la Vicaría Episcopal para la Nueva Evangelización, cuyo responsable será D. Óscar Díaz Malaver, una responsabilidad que le lleva a asumir igualmente las competencias de la Delegación de Catequesis.  Su objetivo será de ir poniendo en práctica lo que nos dicen las Orientaciones Pastorales: fortalecer el tejido comunitario. En la diócesis hay muchos carismas, algunos muy manifiestos, otros por descubrir, que tienen esta fuerza misionera. Hay que crear un tejido de trabajo común, con religiosos, con personas que tienen esta misión específica, para que trabajen todos en torno a un mismo proyecto, como una sola diócesis. Implicar a las fuerzas vivas de la diócesis.