Se acerca el momento más esperado para los cristianos: la Resurrección. Esta noche, a las 21:00, tendrá lugar la Vigilia Pascual en nuestra parroquia, donde conmemoraremos la victoria de Cristo sobre la muerte.  Según una antiquísima tradición, ésta es una noche de vela en honor del Señor, y la vigilia que tiene lugar en la misma, conmemorando la noche santa en la que el Señor resucitó, ha de considerarse como “la madre de todas las santas vigilias”. Durante ésta la Iglesia espera la resurrección del Señor y la celebra con los sacramentos de la iniciación cristiana.

Esta Vigilia, que también es espera de la segunda venida del Señor, tiene la siguiente estructura:

    a) Primera parte o Lucernario: Se bendice el fuego nuevo y el Cirio Pascual que evoca que Cristo es la luz del mundo. Luego se realiza una procesión hasta el altar siguiendo al Cirio recién encendido y bendecido. De ese Cirio se encienden las velas de la feligresía. A continuación, se anuncia el Pregón Pascual con el que se presenta el Misterio Pascual en el conjunto de la economía de la salvación.

b) Segunda parte o Liturgia de la Palabra: la Iglesia contempla las maravillas que Dios ha hecho en favor de su pueblo desde la creación, el éxodo, los profetas, etc. La Liturgia de la Palabra de esta celebración comprende más lecturas que la Misa habitual. De esta manera “comenzando por Moisés y siguiendo por los Profetas y Salmos” (cf. Lc 24 44-45) interpreta el Misterio Pascual de Cristo. Después se canta el Gloria, se hacen sonar las campanas, se canta el Aleluya y sigue el anuncio de la Resurrección del Señor con la lectura del Evangelio.

c) Tercera parte o Liturgia bautismal: Junto a los nuevos miembros renacidos por el bautismo los fieles hacen una renovación de las promesas bautismales.

d) Cuarta parte o Liturgia eucarística: en ella, por fin, la Iglesia es invitada a la mesa, preparada por el Señor para su pueblo, sacramento pascual por excelencia, memorial del sacrificio de la Cruz.