1

Jornadas de Historia de la Parroquia

 

 

Los días 6 y 7 de abril tuvieron lugar en la Parroquia Nuestra Señora del Mar las Jornadas de Historia de la Parroquia. Con ocasión del Cincuenta aniversario de la fundación de la parroquia (el 23 de abril de 1966), se organizaron dos encuentros con los que favorecer la formación en la vida de la comunidad parroquial. Fue notable la asistencia de miembros de la parroquia a las Jornadas, quienes resaltaron el interés de las conferencias.

El miércoles día 6, el doctor don Julio Jiménez Blasco presentó una ponencia sobre la figura del cardenal Bueno Monreal, quien decretó la fundación de la Parroquia. En la conferencia, fue puesto de relieve el carácter y el recorrido pastoral del cardenal y el impulso al patronato de casas baratas, a través del cual fue conectada su figura con el desarrollo de la antigua barriada de Elcano.

El jueves día 7, el profesor doctor don Manuel Martín Riego, del Centro de Estudios Teológicos de Sevilla, presentó un recorrido histórico de la parroquia a través de la vida de sus párrocos. Resultó un interesante acercamiento a la figura del primer párroco de Nuestra Señora del Mar: don José Fuentes Moreno (1904-1991).




Lienzo del Baptisterio de Nuestra Señora del Mar. Explicación del autor.

IMG_1573b

FELIPE BAUTIZA A UN EUNUCO. Notas sobre una pintura del Bautismo

Esta pintura se encuentra en el baptisterio de la Parroquia Nuestra Señora del Mar para ilustrar, a modo de catequesis visual, la celebración del rito del Bautismo.

La técnica empleada es pintura acrílica sobre un lienzo de dimensiones 195 x 130 cm.

Desde un punto de vista formal, el cuadro no es una narración del episodio del libro de los Hechos de los Apóstoles, sino más bien, pretende ser, una expresión simbólica del sacramento del Bautismo. Por este motivo, utiliza un lenguaje más actual, con un concepto plano, formas muy definidas, sin detalles superfluos ni de otros tiempos, sino subrayando la actualidad salvífica de este sacramento.

En la composición predomina una gama cromática cálida, compuesta por tierras rojizas y amarillentas en contraste con algunas zonas frías azuladas. Este recurso, junto a las líneas curvas ondulantes que recorren el espacio del cuadro, provoca un efecto dinámico que expresa el dinamismo de la fe.

El tema de la pintura es Felipe bautiza al eunuco. Se trata de un episodio del libro de  los Hechos de los Apóstoles (Hch 8, 26-40) en el que se narra el primer bautismo de un gentil, al que seguirá el del centurión Cornelio.

Felipe fue impulsado por el Espíritu a salir de Jerusalén en dirección a Gaza y a acercarse a un carro en el que viajaba un eunuco, alto funcionario de la reina Candace de Etiopía. Felipe corrió, dice la escritura, y le oyó leer un pasaje del profeta Isaías. Ante la demanda del eunuco, Felipe subió al carro y comenzó a explicarle el pasaje en el que el profeta se refería al Señor Jesús. Le anunció el Evangelio, el eunuco pidió ser bautizado y Felipe lo bautizó en un río.

Después de esto, un ángel de Dios le arrebató a Azoto, donde continuó su ministerio. El eunuco nunca lo volvió a ver y continuó su camino lleno de alegría.[1]

La escritura nos dice que Felipe era uno de los siete diáconos elegidos por la primera comunidad cristiana, que recibió la imposición de manos de los apóstoles y que era un hombre de buena fama, lleno de Espíritu Santo y sabiduría.[2]

Su nombre es de origen helenista. Su ministerio fue servir a los pobres y a las viudas y cuando comenzó la persecución contra los cristianos de Jerusalén, huyó a Samaria y allí anunció el Evangelio con signos y milagros, expulsando demonios, sanando a los enfermos y otros muchos prodigios.

Con respecto a la iconografía, hay que destacar en primer lugar, la imagen de Felipe, una figura esbelta de pies desnudos y humilde vestido que representa el aspecto ascético de un hombre de Dios entregado al anuncio del Evangelio. En la mano izquierda sostiene el báculo de obispo, ya que, según la tradición bizantina, fue obispo de la ciudad de Trales, y con la derecha sostiene la concha con el agua del bautismo.

La escena se desarrolla en un espacio pictórico amplio, surcado por formas y líneas que atraviesan fondo y figuras creando un todo unitario que expresa la vida nueva del hombre renacido del Bautismo, una vida unida a Dios, como nos dice San Pablo: “en Él vivimos, nos movemos y existimos”[3]

En ese espacio se incluye la representación de las tres personas de la Santísima Trinidad. Dios Padre aparece representado por la franja de luz blanca que viene de lo alto, que derrama su Espíritu sobre las aguas del bautismo.

El Espíritu Santo aparece simbolizado con tres elementos: el agua, la forma de paloma dibujada por unas líneas blancas, haciendo referencia al Espíritu que desciende en forma de paloma en el Bautismo de Cristo[4]; y el fuego, expresado en las tonalidades rojas y amarillas del interior de la paloma, que recuerda las lenguas de fuego que los apóstoles reciben en Pentecostés. [5]

La Segunda Persona, el Hijo, se representa por la cruz que atraviesa el espacio del cuadro verticalmente y en sentido horizontal. De la intersección de los dos brazos de la cruz surge el agua que llena la concha y que va a ser derramada sobre la cabeza del eunuco recordando el pasaje del Gólgota, en el que, del costado Cristo muerto en la cruz y traspasado por la lanza del soldado brota sangre y agua,[6] símbolos de la Eucaristía y del Bautismo y símbolos de la Iglesia, la nueva Eva que nace del costado de su Señor.

En la figura de Felipe podemos ver simbolizada a la Iglesia misma, que imparte el Bautismo obedeciendo al mandato de su Señor en los versículos finales del evangelio de san Mateo: “Id, pues y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado.”[7]

Es una figura alargada, que se inclina con misericordia, acogiendo al que recibe el sacramento, con expresión serena y ojos cerrados como signo de oración y de vida espiritual.

En la figura del eunuco aparecen representados los catecúmenos que, a través del Bautismo, renacen a una vida nueva. Con las manos juntas en actitud de oración, se inclina con humildad y recogimiento para recibir la gracia bautismal.

Este cuadro no pretende dejarnos indiferentes, quiere poner delante de nosotros la realidad misteriosa del Bautismo  y nos invita a recuperar su significado profundo, para que vivamos en plenitud la naturaleza nueva que recibimos un día.

El recuerdo de nuestro bautismo debe impulsarnos a vivir y a experimentar el gozo de ser hijos de Dios en el Hijo, de ser miembros de la Iglesia, Cuerpo de Cristo en medio del mundo, de haber recibido el don de la fe y la vida eterna.

Y al igual que el eunuco siguió por el camino lleno de alegría, que nosotros vivamos cada día el gozo de ser hijos de Dios en el Hijo, regalo inmenso que recibimos el día de nuestro bautismo.

Juan Palomo Reina

[1] cfr. Hch 8,4-40

[2] Cfr. Hch 6,1-6

[3] Hch 19, 28

[4] Mt 5, 16

[5] Hch 2, 3-4

[6] Jn 19, 34

[7] Mt 28, 19-20




Galería Triduo Pascual (Vigilia Pascual)




Galería Triduo Pascual (Viernes Santo)




Galería Triduo Pascual (Jueves Santo)




Renovación de las promesas bautismales

b4de067e459d1fc2edf625a2ca5122fa
El pasado día 2 de abril, sábado de la Octava de Pascua, tuvo lugar en la parroquia Nuestra Señora del Mar la renovación de las promesas bautismales de los niños del último año de la primera síntesis de fe de la Iniciación Cristiana. El próximo mes de mayo recibirán por primera vez la Eucaristía y unos días antes, el sacramento de la Confesión.

En la celebración, en la que estuvieron presentes los padres y padrinos de bautismo de los niños, recibieron además el sacramento del bautismo cinco niños.



Jornadas de Historia de la Parroquia

Fachada con cielo y nubes

Los días 6 y 7 de abril, a las 20.30 horas, en el salón parroquial Stella Maris de la Parroquia Nuestra Señora del Mar, tendrán lugar las Jornadas de historia de la parroquia. Con ocasión del Cincuenta aniversario de la Creación de la parroquia (el 23 de abril de 1966), se organizan dos conferencias en las que profundizar en el recorrido histórico de la comunidad cristiana en Los Bermejales.
El primer día, el miércoles 6 de abril, el Doctor don Julio Jiménez Blasco, abordará la personalidad del cardenal Bueno Monreal y la fundación de la Parroquia. Mientras que el segundo día, el jueves 7 de abril, el profesor doctor don Manuel Martín Riego, profesor del Centro de Estudios Teológicos de Sevilla y sacerdote de la Archidiócesis, tratarñá la historia de la parroquia a partir de la vida de sus párrocos.

Es una ocasión para rememorar la vida de los cincuenta primeros años de la parroquia.

Programa de JORNADAS DE HISTORIA DE LA PARROQUIA




Viernes y Sábado Santo

IMG_13

El próximo viernes, 25 de marzo, Viernes Santo, a las 12.00 h., tendrá lugar en la Parroquia Nuestra Señora del Mar, la oración del Via+Crucis con la que se cerrará el Monumento. Desde las 10.00 de la mañana aquellos fieles que lo deseen pueden participar en la oración ante el Monumento.

A las 17.00 h., se celebrará el Oficio de la Pasión del Señor. Después del mismo, todos los altares de la parroquia quedarán sobriamente establecidos para conmemorar la muerte del Señor.

El Sábado Santo, a las 10.00, se celebrará en la Parroquia el único culto del día: el Oficio de Lecturas del Descendimiento de Cristo a los infiernos.




Jueves Santo: Eucaristía in coena Domini y Adoración en el Monumento

 

IMG_1493

El próximo jueves, 24 de marzo, Jueves Santo, se celebrará en la Parroquia Nuestra Señora del Mar, la eucaristía in coena Domini a las 17.00 h. Después de la misa solemne, el Santísimo quedará reservado en el Monumento preparado a tal efecto en la zona de la capilla bautismal.

Los fieles que lo deseen pueden participar en los turnos de vela al Señor en el monumento:

Jueves Santo: de 19.00 a 20.00: Hora santa parroquial

Jueves Santo: de 20.00 a 22.00: Adoración en el Monumento

Viernes Santo: de 10.00 a 12.00: Adoración en el Monumento




Celebración del Domingo de Ramos

 

El pasado domingo 20 de marzo, se celebró en la Parroquia Nuestra Señora del Mar la tradicional procesión de palmas del Domingo de Ramos. Alrededor del templo parroquial un grupo numeroso de fieles conmemoró, con cantos y portando ramas de olivos y palmas, la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén antes de su pasión y muerte.

Después de la procesión, en el interior de la Iglesia, se celebró la Eucaristía solemne con la lectura de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.