Ayer, Don Jose Antonio Martínez Jiménez nos impartió una clase magistral para inaugurar el nuevo curso pastoral, en el aula parroquial “Evangelii Gaudium”. La ponencia se tituló: “El Espíritu Santo, artífice de la unidad en la Iglesia”.

D. Jose Antonio hizo primero una presentación de esa persona de la Trinidad que es la gran desconocida. Seguidamente, nos presentó al Espíritu Santo desde tres puntos de vista:

  • El Espíritu Santo y la unidad de la Iglesia.
  • El Espíritu Santo y la liturgia.
  • El Espíritu Santo y la unidad pastoral.

Algunos de los aspectos de interés a los que se refirió D. Jose Antonio fueron:

  • La esencia de Dios es la Trinidad, que es algo genuino del Cristianismo.
  • Al misterio de la Trinidad no se llega por la razón, sino por la Revelación.
  • La esencia de Dios es la unidad indivisible. A esta unidad estamos también llamados los cristianos mediante la comunión.
  • Todo el bien desciende del Padre, a través del Hijo, y nos alcanza por mediación del Espíritu Santo.
  • Visto desde el punto de vista del hombre, podemos decir que el hombre, por medio del Espíritu Santo, se eleva a Dios a través del Hijo.
  • En muchas ocasiones nos perdemos en nociones abstractas al hablar del Espíritu Santo.
  • El Espíritu Santo nos revela la profundidad de Dios, el plan de Dios, pero permanece en la sombra.
  • De Él sólo se puede hablar indirectamente, a través de los efectos de su acción.
  • La vida espiritual es debe ser mucho más que un aspecto de nuestra vida. Más bien, es nuestra vida animada por el Espíritu Santo.
  • El Amor de Dios  ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado.