Un nuevo ataque contra católicos en Nigeria deja al menos 11 muertos, entre mujeres y niños

image_pdfimage_print

Al menos 11 personas, la mayoría católicas, fueron asesinadas el 19 de enero cuando presuntos pastores fulani atacaron una aldea cerca de un campo de refugiados en la diócesis de Makurdi en Nigeria, según informó un trabajador diocesano.

En declaraciones a ACI África, el padre Moses Aondover Iorapuu, vicario general de la diócesis, relató la persecución «horrorosa» a la que fueron sometidos los católicos durante el ataque.
«Las imágenes del ataque son horribles y sigo diciendo que ni siquiera Daesh es capaz de tal brutalidad», dijo. «Después de matar, estos tipos decapitaron a algunos y se llevaron las partes como prueba para quien sea el patrocinador».

Aondover dijo que los ataques tuvieron lugar el jueves alrededor de las 9 horas en un pueblo cerca de Makurdi, la capital del estado de Benue, donde hay un campamento de personas desplazadas.

«Hasta esta noche, 11 personas murieron, incluidas mujeres y niños, y muchas con heridas mortales en el hospital», informó.
«Casi todas las víctimas» del ataque eran católicos, dijo, y agregó: «Los atacantes, según los supervivientes, eran fulani, que ocuparon algunas de las aldeas que habían abandonado en redadas anteriores».
Aondover criticó la respuesta tardía de los agentes de seguridad y dijo: «La respuesta de la policía y el ejército como siempre: llegada tardía normal al lugar y los atacantes permanecen sin identificar».
Nigeria vive inseguridad desde 2009 cuando comenzó la insurgencia de Boko Haram con el objetivo de convertir al país en un estado islámico.
Desde entonces, el grupo, uno de los grupos islamistas más grandes de África, ha estado orquestando ataques terroristas indiscriminados contra varios objetivos, incluidos grupos religiosos y políticos, así como civiles.
La situación de inseguridad en la nación de África Occidental se ha complicado aún más por la participación de los pastores Fulani, predominantemente musulmanes, también conocidos como la Milicia Fulani, que se han enfrentado frecuentemente con agricultores cristianos por las tierras de pastoreo.
El ataque del 19 de enero a la aldea vio a los habitantes «expulsados a la fuerza de sus hogares por estos pastores», dijo Aondover, lamentando «los ataques incesantes sin un solo arresto y una reacción significativa del gobierno».
«Nos sentimos terriblemente frustrados y abandonados por nuestro gobierno y la comunidad internacional», lamentó el vicario general de la diócesis.
Fuente: www.eldebate.com